martes, 18 de mayo de 2010

... de viejos escritos - ella

Caminaba sola,
sin rumbo, sin tiempo;
solo el frio de la noche,
la hacía sentir viva.
Sus cabellos en desorden,
empapados de sus lágrimas,
eran únicos testigos,
de sus ojos detonados.
Cruzaba la ciudad,
a paso desgastado,
por en medio de las calles,
las que brillan, las que apestan.
Nadie se fijaba,
nadie oía su suspiro
y ni siquiera aquella vez
alguna luna la escoltaba.
Hirientes sus recuerdos,
confusas sus ideas,
tan solo avanzaba
y sus pies no los sentía.
Y sin pensar en volver,
sin saber donde llegar,
la ciudad dejo de verla
...y se perdió al llegar al mar.

4 comentarios:

Gigi76 dijo...

Q buen escrito ! saludos!! y gracias x tu comentario en mi blogg! estoy check el tuyo , me gusta! :)

vanessa dijo...

...todavia me quedan lagrimas.

SofiaW dijo...

tomo tiempo, pero aparecio...

aNdAiRa dijo...

La ciuda y su ruido... el mar y la tranquilidad, caminar sin rumbo fijo, sin que alguien la quisiera parar.... no creo que caminara sola... cuando se está así a un paso de distancia le siguen la nostalgia y la soledad